Tus zapatos de novia para superar a Cenicienta

Return to all

Inmersas en plenos preparativos de la boda nos gusta fantasear e imaginar cómo será el gran día. Nos imaginamos con nuestro vestido soñado, moviéndonos con soltura durante toda la jornada. Es en este punto donde los zapatos de novia dejan de ser un mero atrezzo para convertirse en EL COMPLEMENTO. Por suerte hoy en día existe una gran variedad de modelos, todos ellos realmente espectaculares. Tranquila, si aún no lo tienes claro te ofrecemos algunos consejos útiles para elegir tus zapatos de novia.

¿En qué época del año será la celebración? Si es en verano las sandalias son casi siempre la primera opción, mientras que si te casas en invierno seguramente te decantes por un zapato cerrado como unos botines e incluso los mules. Ésta última opción está cada vez más de moda, por cierto.  

¿Dónde te casas? Te lo preguntamos porque no es lo mismo hacerlo en la playa que en unos jardines. Para lo primero quizás debas elegir (o no) zapato plano, mientras que si tu celebración será en un terreno ajardinado puede que las cuñas o tacón grueso sean la versión más cómoda.

¿Cuándo hay que comprarlos?  ¿Después que el vestido? Sí, claro (a no ser que seas una enamorada de los zapatos y lo hagas al revés), creemos que deben ir coordinados. Aunque no lo dejes para el final, porque lo mejor será que los lleves a las distintas pruebas de vestuario, y comprobar así que el largo es el correcto, o incluso que el estilo elegido y el color encajan.

¿Conoces los distintos tipos de tacón? Alto: a partir de 12 cm, perfecto si estás acostumbrada a llevar tacón a diario, claro. Se conoce por tacón medio al más común, que está entre los 8-12 cm. Suele ser el más elegido y es adecuado si tu pareja y tú tenéis una altura similar. De esa altura para abajo se considera tacón bajo, mientras que el plano se está imponiendo con fuerza entre las novias actuales por su versatilidad y comodidad. Lo mismo ocurre con las cuñas o tacón corrido.

Zapato de novia clásico ¿sí o no?  En nude, beige, hueso y blanco… Es decir, la idea tradicional. Si eres de las que no se atreve a meter otro color en el calzado, puedes jugar con el modelo: bailarinas, cuñas, peep toes, sandalias… depende del efecto que busques. Ahora bien, si tu boda tiene un tono divertido… quizás puedas obviar el protocolo y optar por colores vivos como rojo o incluso los tonos metalizados ¡o ir en zapatillas de deporte! Ante todo, ¡sé tú misma!

¿Sabías que dispones de muchos tejidos? A los tradicionales zapatos de piel se suman el ante, el satén, el raso, el terciopelo e incluso el encaje o el charol, sin olvidarnos del glitter… haz que los zapatos complementen al vestido y te hagan sentir, a la par que elegante y guapa, cómoda. Es difícil sí, pero no imposible, dada la variada tipología que existe en el mercado. Piénsalo bien, no vaya a ser que eches a correr y pierdas el zapato como le ocurriera a Cenicienta…

Esperamos que estos consejos te ayuden a decidir qué zapatos de novia elegir para el día de tu boda. Si además necesitáis asesoramiento para elegir el menú de boda, todo el equipo de nuestro restaurante a vuestra disposición para ayudaros. Podéis poneros en contacto con nosotros sin compromiso, os atenderemos encantados en el número de teléfono  948 836 052 ó en el correo electrónico info@restaurantemarisol.com