Cómo organizar la mesa presidencial de boda

Return to all
Consejos para organizar la mesa presidencial de boda

La mesa presidencial forma parte de ese paquete de toma de decisiones importantes antes de una boda. Una vez que has elegido el vestido de novia, las invitaciones o el restaurante te tocará elegir aquellas personas que quieres que se sienten justo a tu lado el día de tu boda. Como ya sabes, se trata de la mesa más destacada de todo el banquete de boda, de manera que quizás quieras colocarla en un lugar determinado.

Hay varias posibilidades y todas ellas válidas, desde el protocolo más clásico hasta la mesa más divertida que puedas imaginar. A continuación, te damos algunas pistas para enfrentarte al sitting más especial y acertar con la mesa presidencial de tu boda.

¿Quién se sienta en la mesa presidencial?

La respuesta puede parecer sencilla. Pero si hacemos un ejercicio de empatía nos daremos cuenta de que cada vez son más las parejas que no lo tienen tan fácil. El protocolo es claro: en la mesa presidencial deben ir los novios y sus padres. En cuanto a cómo colocarse, éste dicta que han de alternar hombre y mujer. Y, a partir de la configuración de esta mesa, se van colocando el resto de invitados según el grado de relación con los novios. Esta es la forma más tradicional.

La realidad nos dice que no hay una norma exacta para casi nada, tampoco para las bodas. Cada vez es más usual disponer mesas en las que se comparte espacio con hermanos, tíos o abuelos. E incluso a personas -como amigos íntimos- que son muy importantes para los novios y que quieren tener a su lado en el día más importante de su vida.

Y si se trata de romper la norma, también hay parejas que, ante la duda, optan por sentarse solos. El objetivo del sitting ha de ser siempre evitar posibles tensiones y que todo el mundo se sienta a gusto para disfrutar del gran día.

¿Rectangular o circular? ¿O alargada?

Una vez ya sabemos quién formará parte de la mesa presidencial, toca decidir si se opta por una mesa rectangular o circular. Las mesas rectangulares son perfectas para colocar en un lateral del comedor y resultan muy cómodas para ver lo que está pasando en el resto del salón, aunque limitan la conversación a la persona que tengáis sentada a vuestro lado. Las redondas se suelen situar en el centro de la sala y tienen capacidad para unos diez o doce comensales. Son ideales para charlar con las personas que queráis sentar con vosotros y permiten una mayor cercanía con el resto de invitados.

Hoy en día también están muy de moda las mesas alargadas (o imperiales) y son cada vez más los novios que eligen esta opción para los invitados… Incluso a veces los novios están sentados en esta mesa, mezclándose con amigos, padres y hermanos al mismo nivel. ¿Y por qué no? ¡Diversión y emoción de la mano!

Esperamos que estos consejos os ayuden a planificar y organizar todos los detalles de vuestra boda. Si necesitáis asesoramiento o tenéis cualquier duda sobre el banquete de boda, podéis poneros en contacto con nosotros sin compromiso, os atenderemos encantados en el teléfono  948 836 052 ó en el correo info@restaurantemarisol.com.