Animación infantil para los niños en las bodas

Return to all
Animación infantil para bodas Navarra

Y resulta que cuando repasáis la lista de invitados os dais cuenta de que tenéis un número considerable de niños invitados a vuestra boda. Así que recapacitáis (¡bien hecho!) y os dais cuenta de que es importante tenerlo en cuenta para que ellos también disfruten. Más que nada porque si ellos lo hacen, sus padres también lo harán. Así que en este post os ofrecemos algunas ideas que pueden ayudar a que vuestros invitados más menudos se lleven un buen recuerdo. Lo primero que hay que hacer es conocer la edad que tienen. En función de ello, existen varias posibilidades de animación infantil para bodas.

Manualidades. Desde pintar con rotuladores y pinturas en un libro de dibujos hasta crear collages con pegatinas. Hay que poner toda la carne en el asador para que se entretengan por lo que habrá que corresponder a las obras de arte con la entrega de un diploma o premio. Será importante que haya tantos diplomas como participantes para que todos se lleven un buen sabor de boca.

Cuentacuentos. Es la mejor manera de embelesar y captar su atención a través de una fascinante historia y dejar así que su imaginación vuele. Con un buen profesional, el entretenimiento estará asegurado.

Discoteca. Ese momento en el que escuchan su canción preferida… no tiene precio. La idea de una discoteca para los más pequeños es quizás una de las más acertadas ¡y exitosas!

Hinchables. Suele ser un recurso muy utilizado en el caso de que haya un número considerable de peques. Nada mejor que un castillo o similar para que puedan saltar hasta caer rendidos.

Globoflexia. Entre las muchas propuestas que existen, resulta inevitable hablar de globos. Porque el clásico binomio globos y niños siempre funciona bien. Estamos seguros de que no tardarán en pedir monos, perros, dinosaurios o incluso flores hechos a base de globos. Un clásico totalmente renovado de animación infantil.

Gincana. Quedará para siempre en su recuerdo aquella tarde que se fueron de boda con sus papás y jugaron a un montón de juegos divertidos: desde carreras de sacos, juego de la silla, relevos, carrera de cucharas… risas aseguradas.

También puede pasar que no sean muchos los invitados pequeños. En este caso, siempre podéis hacerles un regalo basado en un kit creativo con el que ellos se entretengan durante la jornada. Y si encima le añadís unas chuches, acertaréis. Y eso que no siempre es fácil arrancar el aplauso de un niño… ¡menudos son! Así que toca tenerles en cuenta.

Si además necesitáis asesoramiento para la celebración de vuestro banquete de boda, en Restaurante Marisol estamos a vuestra disposición para ayudaros. Podéis contactar con nosotros en el teléfono 948 836 052 ó en el correo info@restaurantemarisol.com